Las AA.AA visitamos Manzanares el Real y el Paular

Primary tabs

Las AA.AA visitamos Manzanares el Real y el Paular

Las AA.AA visitamos Manzanares el Real y el Paular

El pasaso  8 de Junio

Nos hizo un tiempo buenísimo, por lo que pudimos disfrutar todo el día al aire libre. El pueblo de Manzanares el Real está lleno de jardineras y parterres de geranios en flor de miles de colores. Sus calles de piedra, sus balcones rústicos de madera, el nacimiento del río Manzanares. Todo ello es un conjunto delicioso para la vista y el alma que se ensancha al poder deleitar todos esos ingredientes que todos juntos forman un plato exquisito.
Mi enhorabuena para Mª Teresa Gutiérrez y a la junta de la Asociación que buscan el destino de nuestras excursiones, organizando los horarios, recorridos y el Mesón donde nos hemos reunido a comer. Indudablemente tiene muy buen gusto.

      

El Castillo de Manzanares el Real
La historia y la imagen de Manzanares El Real (Madrid) siempre estarán ligadas a los Mendoza y a su inconfundible castillo, una de las "joyas" de toda la arquitectura medieval del Reino de Castilla.
El castillo nuevo de Manzanares el Real es un palacio-fortaleza de origen bajomedieval que se encuentra al pie de la sierra de Guadarrama y junto al río Manzanares, que en ese tramo es retenido en el embalse de Santillana. Este Castillo ocupa una posición estratégica de dominio de la cañada Real Segoviana, que era utilizada por la Mesta para desplazar el ganado estacionalmente por España entre los siglos XIII y XIX.
Este castillo es el más emblemático y mejor conservado de la región madrileña. La construcción la inició el I Duque del Infantado, D. Diego Hurtado de Mendoza en el siglo XV y la finalizó su hijo, D. Íñigo López de Mendoza que incorporó al arquitecto D. Juan Guas, uno de los máximos representantes del gótico tardío en Castilla y arquitecto de los Reyes Católicos.
Edificado en el siglo XV sobre una iglesia románico-mudéjar, que quedó integrada dentro de la estructura fue concebido como la residencia palaciega de la Casa de Mendoza, uno de los linajes más influyentes de Castilla durante la Baja Edad Media y el Renacimiento. Sustituyó a un castillo anterior, que estaba situado en un enclave cercano, propiedad igualmente de la citada familia. 
En su construcción el arquitecto Juan Guas (1430-1496), utilizó trazas gótico isabelinas, con influencias hispano-musulmanas. Está considerado como el precedente del Palacio del Infantado (Guadalajara), obra clave de la arquitectura renacentista española, donde el citado autor dejó definido el prototipo palaciego del reinado de los Reyes Católicos.
Este edificio es la plasmación arquitectónica de una sociedad a caballo entre dos épocas, la caballeresca medieval con sus elementos defensivos como el antemuro o la entrada acodada, y la renacentista humanista con sus grandes salones, fachadas decoradas y magníficos miradores, más propio de un palacio.
D. Diego vivió en el nuevo castillo hasta sus últimos años y murió en él en 1497. Sin embargo su hijo y heredero, Iñigo López de Mendoza, decidió el traslado de la sede principal de la familia a Guadalajara, donde radicaban las casas de origen de los Mendoza en Castilla y donde se estaban iniciando ya las obras del nuevo palacio ducal, el del Infantado.

      

Monasterio de Santa María de El Paular
El Real Monasterio de Santa María de El Paular es un monasterio situado en el municipio de Rascafría (Madrid), en la vertiente madrileña de la sierra de Guadarrama concretamente en el valle del Lozoya.
Fue, desde su fundación en 1390 y hasta el siglo XIX, un monasterio cartujo. En 1954 empezó a operar como una abadía benedictina. 
Por orden de Enrique II de Castilla las obras dieron comienzo en 1390 y se prolongaron durante varios siglos. Fue la primera fundación de la orden de San Bruno en Castilla. La ubicación fue elegida por el monarca y, según cuenta la tradición, decidió que el monasterio fuese de la orden cartuja debido a que, durante la guerra en Francia, su ejército había incendiado un monasterio de la misma orden. Enrique II se ocupó de señalar a su hijo, que reinaría como Juan I de Castilla, el lugar exacto de la construcción, junto a una ermita que se conocía como Santa María de El Paular. Esta ermita aún sobrevive hoy, aunque rebautizada como capilla de Nuestra Señora de Montserrat.
El proyecto contaba con tres edificios: el monasterio, la iglesia y un palacio para uso y disfrute de los reyes. 
La iglesia tomó forma final durante el reinado de Isabel la Católica (1475-1504) y es la parte más sobresaliente de todo el conjunto. Lo mejor, sin embargo, es el retablo, realizado a finales del siglo XV en alabastro policromado. Recrea una serie de diecisiete escenas bíblicas con un extraordinario detalle.

 

Comentarios (0)

Gracias por dejar sus comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres o no un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que se muestran en la imagen