El tiempo pasa pero nuestros recuerdos permanecen

Primary tabs

El tiempo pasa pero nuestros recuerdos permanecen

El tiempo pasa pero nuestros recuerdos permanecen

Promoción 66-67

El día 19 de enero nos reunimos en el Colegio Calasanz de la calle Santiago de Alcalá, conocido por todos como M.M. Escolapias, las que hace 50 años dejamos de ser sus alumnas.
Quedamos a las 11 de la mañana en el colegio y puntualmente fuimos llegando. Todas anhelábamos vernos y compartir una jornada en el espacio que cobijó nuestra niñez y adolescencia. Especial interés teníamos por ver a las que dejaron de vivir en Alcalá hace tiempo y a las que estuvieron internas en el colegio, porque muchas no nos habíamos visto en estos 50 años. Así es que al entrar en el hall del colegio, buscábamos aquellas caras y sonrisas que se solaparan con las que guardábamos en nuestras memorias. Que alegría cuando casaban ambas, cuando identificabas a esa compañera o a esa amiga que tuviste en tu vida. El reencuentro fue entrañable, auténtico. Ese día dejamos nuestra cotidianidad y viajamos en el tiempo.
Recordamos allí, todas juntas, la montaña, el jardín, las clases, los uniformes, y a nuestras maestras, a las que están y a las que no, y tuvimos la oportunidad de expresarles lo que fueron para nosotras. Nos enseñaron matemáticas, física, latín, etc., claro, materias para las que estaban muy cualificadas. Pero sobre todo, fueron unas mujeres jóvenes que, durante los años 50 y 60, mantuvieron un ambiente amable, avanzado y renovador, no se cobijaron en fáciles argumentos, no impusieron las tendencias dominantes sino que nos enseñaron a pensar, a analizar, a debatir, a elegir, a ser nosotras mismas. Todo eso, en aquellos años, fue muy valiente y debemos agradecerlo.
Apreciadas y afectuosas fueron las manifestaciones de las “chicas” que estuvieron internas, al significar que aquella etapa de su vida la vivieron plenamente, que fue una experiencia tranquila, amable, un hogar, que guardaban magníficos recuerdos de aquella época y que así se lo habían expresado a todos aquellos que al saber que habían sido internas en un colegio de monjas reflejaron su consternación.
Fue un día espléndido para todas a pesar del intenso frío y de la lluvia; fue alegre, cercano, íntimo y singular porque constatamos que los sentimientos que existen entre nosotras son auténticos, como si solo hubiera pasado un día en lugar de 50 años. Y creo que será siempre así. GRACIAS.
Nuestro pequeño homenaje a la hija de nuestra querida compañera Mª del Carmen San Martin

Esta flor va por ti Wendy y por todos aquellos que están sufriendo esta maldita enfermedad.
A ti Señor.
Somos día, somos noche, somos cuerpo y somos alma
Abrigamos la esperanza en ti, maldecimos el tiempo, tememos al mañana
Buscamos respuestas, nutrimos sueños, ansiamos imposibles, reímos, lloramos, creemos, desconfiamos, necesitamos amarnos.
A veces nos detenemos, el camino se nos hace complejo, y no encontramos alternativas.
Tropiezos, desilusiones, y lo más cruel la enfermedad
Pero a pesar de todo seguimos ahí, siendo cuerpo, siendo alma, sintiendo y sobre todo tratando encontrarte a ti.
Por Wendy

     Mª Teresa de la Riva Fernández
     Promoción 66-67

Album de fotos del encuentro
 

Comentarios (1)

  • EVA GONZÁLEZ (no verificado)

    Que ilusión ver a Madre Teresa Gutierrez después de tantos años!!!! Llevo 33 años fuera de Alcalá y solo puedo recordar al estar tan lejos, pero guardo un muy grato recuerdo de mi colegio, y sobre todos de Madre Teresa, que sin ella saberlo .... me dejó huella. También guardo un grato recuerdo de Ernestina, así como de Mercedes del Moral, Luna, etc.... Me gustaría reconocer a más gente, pero aunque me suenan algunas caras, ha pasado demasiado tiempo. Un abrazo desde Ibiza, y muchas gracias por las fotos

Gracias por dejar sus comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres o no un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que se muestran en la imagen